KungFuKids


Kung Fu, traducido literamente, significa "trabajo bien hecho", si bien se ha asociado al arte marcial interno, en el que no sólo se ejercita la parte física y marcial sino también la meditativa y la terapéutica.

El objetivo principal de esta actividad, enfocada a los niños y niñas entre 6 y 12 años de edad, es la iniciación a la práctica de un arte marcial interno, con un desarrollo físico, motriz y mental responsable.

La metodología está basada en una enseñanza práctica dirigida al aprendizaje y la ejecución de secuencias de movimientos, coordinados con la atención y la respiración.

En el Hun Yuan Neigong Kung Fu se realiza la práctica individual y con compañero de las disciplinas marciales del Taiji Quan, Baji Quan y Xin Yi Quan, además de ejercicios sencillos de Qi Gong y meditación, buscando el progreso continuado a diversos grados:

A nivel físico

  • Agilidad: mejora la coordinación y el equilibrio.
  • Flexibilidad: se estimulan los sistemas motor y neurotransmisor.
  • Respiración: aumenta la capacidad aeróbica.
  • Tonificación: se fortalece el sistema musculo-esquelético. 
Todo ello proporciona al niño o niña practicante:
  • El fortalecimiento de la estructura corporal.
  • La conciencia del cuerpo en movimiento.
  • La disminución de las posibles molestias causadas por posturas adoptadas en actividades sedentarias.
  • El descenso de probabilidades a contraer, en la edad adulta, enfermedades coronarias, alergias, asma e hipertensión.

A nivel mental

  • Adaptación intelectual: resuelve conflictos de manera coherente.
  • Concentración: focaliza la atención.
  • Disciplina: se trabaja la constancia, la voluntad y la autodisciplina.
  • Memoria: desarrolla la capacidad de recordar.
Todo ello proporciona al niño o niña practicante:
  • La personalidad serena, mejorando los niños o niñas con Hiperactividad y/o Déficit de Atención.
  • El desarrollo de la atención desde la autoconciencia del movimiento y la sensibilidad con el compañer@.
  • La determinación de objetivos claros y concisos, contribuyendo a un mayor rendimiento escolar.
  • El crecimiento y desarrollo personal, contribuyendo a la consecución de los propios sueños.

A nivel emocional

  • Confianza: se obtiene seguridad en uno mismo, aprendiendo a superar la timidez.
  • Serenidad: se trabaja el momento presente.
  • Paz interior: canaliza la energía durante el entrenamiento.
  • Respeto: ante el maestro y los compañeros.
Todo ello proporciona al niño o niña practicante:
  • La canalización de la agresividad y la violencia para transmutarla en valores de cuidado y responsabilidad.
  • La generación de calma y tranquilidad a través del fortalecimiento y el cansancio físicos.
  • La integración de una identidad propia e independiente.
  • La actitud positiva ante la vida así como buenos hábitos en todos los aspectos.

A nivel lúdico

  • No competitividad: cada uno marca sus objetivos y sus ritmos, sin comparaciones.
  • Divertimento: se busca el entretenimiento y la distracción del practicante mediante clases amenas.
  • Participación activa e integrativa: se realizan trabajos en pareja y en grupos.
  • Creación de vínculos: se relaciona con otr@s niñ@s y con el entorno.
Todo ello proporciona al niño o niña practicante:
  • El ambiente tranquilo y relajado en cuanto a nivel de aprendizaje, mediante la no equiparación con el resto del grupo.
  • El tiempo necesario para disfrutar de una actividad que le ayuda en todos los aspectos de su vida.
  • El aprendizaje del trabajo en equipo.
  • La experiencia de comunicarse afectivamente con los demás.
  
Más en esta categoría: « Horarios y Cuotas